Hoy quiero dedicarle este post a las futuras madres y padres, que tienen que enfrentarse a un océano de posibilidades infinitas, a la hora de elegir el carrito/cochecito para tu bebé.

Cuando todavía no era madre, y andaba en busca y captura de un curro, fui seleccionada para sustituir una baja maternal. En concreto, la de mi ahora amiga, Guiomar de Culbuks. Recuerdo a Guiomar embarazada, y me dijo una frase que nunca olvidaré, porque me llamó mucho la atención: “Para elegir un carrito de bebé hay que hacer un Máster del Universo”. Yo todavía no lo sabía, pero aquella sentencia era una verdad ¡como un templo!

Años más tarde, cuando me quedé embarazada por primera vez, y empecé la ilusionante búsqueda del carrito para mi pequeño, no me choqué con la realidad gracias a la advertencia de mi amiga, pero nunca imaginé la de cosas que hay que tener en cuenta. Elegir el carrito/cochecito para tu futuro pequeño, no es cualquier cosa. Debido a los precios entre los que oscila ahora en el mercado, hay que elegir muy bien, porque es una inversión importante que vas a sufrir o disfrutar durante años. Ya os adelanto que es más importante elegir un buen carrito que se adapte a tus necesidades, que elegir una cuna. Y veréis porqué.

A ver, partamos de la base de que una cuna, la colocas en ese rincón de su precioso dormitorio recién decorado (y que puede que no estrene hasta meses o años después, todo hay que decirlo), y en principio no se moverá de ahí. En cambio el carrito está en la situación totalmente opuesta, durante varios años (y si tienes varios hijos suma y sigue) va a ir contigo a todas partes: por la calle, por el parque, entrarás con él en las tiendas, en los restaurantes, tendrás que plegarlo para meterlo en el maletero, o hasta viajarás en bus, tren o avión. Por eso, es taaaaan importante la elección que hagas. Pero no te agobies, porque aquí estoy yo con mi experiencia como madre y poco más, para contarte exactamente qué debes tener en cuenta para elegir el carrito que mejor vaya contigo y tu estilo de vida.

Desde ya te digo, que cualquier carrito va como la seda en el suelo hiper liso de la tienda y sin ningún niño a bordo, así que no te dejes guiar por eso. He resumido en 5 puntos, los requisitos importantes que debe cumplir un carrito para que te acompañe durante los primeros años, facilitándote la vida:


UN CARRITO DEBE CUMPLIR ESTOS 5 PUNTOS:

  1. ser ligero
  2. tener amortiguación
  3. manejable con una mano
  4. de dimensiones reducidas
  5. fácil de plegar

 

PESO DEL CARRITO/COCHECITO

Que sea ligero es fundamental para que puedas moverlo sin dificultad.Elo, una de mis mejores amigas, fue la primera en tener hijos de nuestra pandilla, así que cuando me metí en el terreno de la búsqueda, me dio un consejo esencial: “Que pese poco” me dijo. ¡Y vaya si le agradecí el consejo!

Esto es ESENCIAL. Como ya os digo, cuando vas a ver carritos a las tiendas todo es maravilloso y precioso, y no sabes con cual quedarte. Pero antes de ir a la tienda a que te hagan los ojos chiribitas con las monadas que hacen ahora, te recomiendo, visitar vía web, las fichas técnicas de los carritos que te gustan. Un carrito vacío no debe sobrepasar los 10kg. de peso, recuerda que luego debes empujarlo durante kilómetros, subir escalones de tiendas, bordillos o al bus, con un niño de 3 a 17 kilos sentado en él, más la bolsa de maternidad que viene a pesar como una tonelada (ese tema se merece otro post aparte). Además también tendrás que cogerlo en peso para meterlo en el maletero o subirte a un avión. 

CON AMORTIGUACIÓN

Carrito bebé ruedas amortiguación

Que tenga amortiguación en las ruedas es fundamental para empujarlo sin esfuerzo.

Al menos en dos ruedas. Si el carrito es ligero pero no tiene amortiguación, no sirve de nada. Será como arrastrar un carrito de supermercado lleno hasta arriba por las aceras de la ciudad, ¿te imaginas? A mí me pasó, con la sillita de segunda edad, una Cybex (que compramos para viajar), que aunque era de buena calidad, se quedaba atascada en todos los adoquines que había camino del colegio cuando, sorprendentemente, iba vacía a recoger al peque. A ver, si una sillita vacía no es capaz de rodar bien por unos adoquines, algo falla. Al final  tanto mi marido como yo acabábamos cogiendo siempre el Bugaboo, aunque era más grande y aparatoso de plegar.

MANEJABLE CON UNA MANO

Carrito manejable

Comprobarás que manejarlo con una mano es muy importante.

Antes de ser madre o padre, no eres consciente de la cantidad de cosas que eres capaz de hacer, con una sola mano. Una vez nazca tu retoño te van a faltar manos, esto es así. Muy probablemente, tu peque no dejará de llorar hasta que lo cojas (por favor, si podéis coged a los bebés) o querrá andar y tendrás que agarrarlo de la mano. Esto te pillará en cualquier parte, así que tendrás que llevar a tu peque en brazos o de la mano y manejar el carrito al mismo tiempo. Si el manillar es doble te costará horrores mantenerlo recto, con uno de barra no tienes ese problema. La cantidad de situaciones e imprevistos que pueden surgir con un pequeño son ilimitadas, así que es bueno estar lo más preparado posible para cualquier eventualidad.

DE DIMENSIONES REDUCIDAS

Carrito estrecho

Que sea estrecho, es muy importante a la hora de moverte por la ciudad.

En este punto, el ancho del carrito es fundamental. Yo me mudé al centro de Sevilla con mis retoños, me encontré de repente con un entorno de aceras super estrechas o inexistentes, tiendas por puertas diminutas y pasillos estrechos. Sorprendentemente el elemento que muchas veces hacía que pudiera entrar o no en un sitio, era un pequeño embellecedor de las ruedas trasera de mi Bugaboo que tapaba la parte fea del eje y apenas sobresalía medio centímetro por cada lado. Así que escatima en centímetros de anchura. Elige un modelo en sus justas dimensiones. Durante los meses de embarazo podéis observar en los restaurantes y tiendas a las que vayáis, qué tal se manejan los padres y madres en esos entornos con los diferentes modelos de carrito.

PLEGADO FÁCIL

Carrito plegado

Un plegado sencillo facilita la vida

Mejor en una sola pieza. Nosotros compramos un Bugaboo Cameleon y aunque a diario no era un problema, a la hora de viajar su plegado en dos partes si era muy incómodo. Cuando lo compramos nunca pensé que viajaríamos en avión con un bebé, pero cuando el peque tenía ocho meses pusimos rumbo a París. Para viajar en avión, nos obligaban a facturar el Bugaboo, y tuvimos que comprar una bolsa especial para viajes para que no sufriera el maltrato del equipaje en los aeropuertos Por eso, un verano que fuimos de crucero y debíamos ir en bus desde el puerto hasta el centro de las ciudades, decimos comprar la sillita de segunda Cybex que te mencionaba antes. Su plegado era más sencillo, era ligera y ocupaba poco espacio en los pasillos del barco. 

Ahora hasta los hay que puedes plegarlos con una sola mano. Mira esta maravilla que parece en el vídeo, es el YoYo de BabyZen

 

ÚLTIMO CONSEJO

Recuerda esto: MÁS CARO NO ES IGUAL A MEJOR. Hay carritos muy caros pero enormes, pesados y con un plegado casi inexistente, y que entran por los ojos con su diseño novedoso. 

Al final de mi Máster del Universo en Carritos, me debatía entre dos modelos de marcas diferentes. Estaba entre un modelo de Concord que ya no existe y el Bugaboo Cameleon. Estéticamente me gustaba más el Corcord, pero tenía dos puntos en contra: 1º que pesaba más que el Cameleon y 2º que no conocía a nadie que lo tuviera, ni había opiniones en los foros sobre él. Pero entonces tenía una compañera de trabajo, Marta, que tenía tres hijos, la pequeña era todavía un bebé. Me contó que había llegado a llevar ¡a los tres subidos al Bugaboo! Los mayores sobre el patinete y la peque en la sillita. Sólo en trayectos muy cortos y de forma puntual (ya te hablé de los imprevistos con los niños, ¿verdad?). Ojo, si el carrito se rompe por un exceso de peso, ni Bugaboo, ni ninguna marca se hace responsable de eso en la garantía. Marta me contó esto para demostrar lo duro y resistente que era el Bugaboo. También me habló de lo manejable que era y lo bien que rodaba sobre cualquier superficie. El Bugaboo estaba súper recomendado en todos los foros. Esta última recomendación de mi compañera, fue lo que terminó de convencerme. Y después me alegré mucho, porque ese carrito ha acompañado a mis hijos durante años, recorriendo cientos de kilómetros de calles adoquinadas por nuestra ciudad. Aguantó tan bien el paso del tiempo, que cuando mis peques no lo necesitaron más, lo vendimos de segunda mano.

Te animo a que le preguntes a tus familiares y amigos que ya tienen niños, o si ves a alguien por la calle que lleva ese carrito que te encandila, pregúntale qué tal es. Es mucho más productivo preguntar fuera de las tiendas. Y pídeles a tus allegados que te dejen llevar el carrito un rato, para que compruebes por tí misma/o cómo es llevarlo por la calle con un peque a bordo. Comprobarás lo diferente que es, a empujarlo en la tienda.

Por cierto, este post NO está patrocinado por Bugaboo (ni por ninguna otra marca), sólo hablo desde mi experiencia y la de mis conocidos que también lo han usado, que han sido muchos. Existen muchas otras marcas de calidad, que ofrecen productos igualmente válidos. Sólo tienes que encontrar lo que más se adapte a tus necesidades. 

Espero que hayas entendido la importancia de elegir bien, y haberte ayudado a clarificar las ideas. Si tienes cualquier duda más, quieres aportar algún dato interesante o simplemente compartir tu experiencia, te invito a dejar un comentario.